"Los sabios heredarán honra, más los necios llevarán ignominia"

(Proverbios 3:35)

lunes, 3 de mayo de 2010

Menu

La noticia se corrió en un instante, ya que de un contingente de alumnos que disfrutaban de su viaje de egresados, que ganaron en un programa de televisión, habían desaparecido por lo menos cuatro de ellos, en los alrededores de un pequeño pueblo sureño, apartado prácticamente de la civilización. Debido a la explosiva noticia, muchos periodistas, policías, familiares y curiosos, se acercaron a este pueblo, que antes de este episodio no lo visitaban ni los mosquitos.

De golpe se había llenado de gente por todos lados, y al mediodía todo el mundo fue a almorzar al único restaurante del pueblo. Aníbal, su dueño, era quien preparaba la comida, y era famoso por su “Carne al horno con guarnición de papas doradas y cebolla frita”, toda esta exquisitez bañada en una salsa que según él “…es un secreto de familia”. Todos probaron el famoso menú, acompañado de un excelente vino tinto de “elaboración propia”.

Pasaron los días, la misteriosa desaparición de los egresados no tuvo una resolución, así que prácticamente los “turistas” se fueron como llegaron. Solo dos periodistas se quedaron unos días más. Al mediodía fueron al restaurante de Aníbal, que ya se encontraba prácticamente desierto, solo un par de camioneros que se tomaban un pequeño descanso antes de continuar su camino, como estaban tomando una cerveza en la barra, así que ellos eligieron una mesa cercana a la cocina. Aníbal se acercó a los camioneros.

- Que tal Jefe, con mi compañero escuchamos de un menú fantástico de “Carne al horno con papas” y salsa, una receta familiar… quisiéramos probarlo antes de seguir viaje.

- Si me esperan, porque recién acaba de llegar la carne.

- No hay problema Jefe, esperamos… mientras esperamos, podría servirnos otra ronda por favor.

- Enseguida.

De una heladera Aníbal sacó dos porrones, se los destapó y se acercó a la mesa de los periodistas.

- Muchachos, quedaron ustedes nomás de todos los que vinieron.

- Si, la verdad que nos encantó su menú.

- ¿Quieren pasar a la cocina y ver como lo preparo?... de paso escriben una nota y me hago famoso, jeje

- Si nos permite, estaríamos más que encantados.

- Pero por favor, pasen por acá – los periodistas entraron en la cocina.

Luego de un largo rato de espera, apareció Aníbal con dos platos de su humeante menú.

- Perdonen la tardanza muchachos, tuve que preparar la carne… que lo disfruten.

3 comentarios:

La Garrapata Vegetariana dijo...

Ahhhhhhhhh
Me lo imaginaba :D
Pero eso es porque te conozco mucho, jajaja.

Una consulta, al final.. ¿A quien pasaron por el asador? Entiendo que es a los periodistas, pero no me queda claro...

Abrazo grande emprendedor!

Gus Manzai dijo...

Tanto a los alumnos "que se perdieron" como a los periodistas, fueron a parar a la cocina de Anibal, el canibal :P

Anónimo dijo...

Hola Gustavo como estas, te cuento que soy el marido de Nancy Infante, ella me paso tu blog para que leyera tu trabajo, ya que en un tiempo era un fanatico lector de comics, historietas, y novelas de ciencia ficción (aun conservo esa pasión), ella me dijo que te gustan las criticas sinceras y ahi va la mia, cuando lei "Menu" me parecio bastante interesante aunque no logro atraparme el relato, sin embargo en "Batalla" ya la cosa cambio bastante, el relato es mas atractivo y te alienta a seguir la lectura, pero donde me parecio realmente significativo y realmente atrapante (eso que te lleva a sumergirte y hace trabajar la imaginación) es "El Silencio de la Noche" me gusto mucho esa parte, mis felicitaciones!! por tu trabajo, me dijo Nancy que tenes un libro me gustaria mucho leerlo ya que me gusta leer trabajos de gente emprendedora como vos, bueno Gustavo te mando un abrazo y segui asi, suerte en todo, acordate de pasar el libro!!

ATTE: Fabian Jachimek